Caverna de Las Brujas

Malargüe ofrece al turista, con espíritu inquieto y aventurero, diversidad de escenarios para el turismo de aventura.

un viaje hacia el interior de la tierra

Es seguramente esta disparidad de elementos los que hacen de Malargüe un lugar envuelto en un halo de misterios y leyendas, como la de caverna de las Brujas, convirtiéndolo en el gran polo de atracción del sur de Mendoza. Por eso, si las ganas por meterse en las profundidades de Malargüe están latentes, Caverna de las Brujas, 65km al sur de la ciudad es un sitio ineludible. Enclavada en el Cerro Moncol a 1831 msnm, entre los arroyos Chequen-Co y Chacay- Co, propone un inolvidable recorrido al interior de un relieve muy particular: el Kárstico. Esta caverna es un particular ambiente subterráneo, donde una vez más la diversidad del planeta supera nuestra capacidad de asombro. Antiguas rocas de origen marino denominadas “calizas”albergan una enorme cavidad tapizada con extrañas formas minerales: estalactitas, estalagmitas, columnas, velos de diversas formas y colores y corales blancos, amarillos y pardos. Todas conforman un escenario único lleno de misterio y belleza para descubrir. Un sendero de interpretación autoguiado de fauna y flora nativa de 306 metros extensión en el que se muestra la diversidad biológica que se puede encontrar en la reserva y sus alrededores es otra de las opciones que tiene el turista en el lugar. A 9 Km. de Caverna de las Brujas, en la intersección de la ruta nacional 145 que conduce al límite con Chile y la nacional 40, a orillas del Valle Medio del Río Grande, se encuentra la localidad de Bardas Blancas. Los paisajes calcáreos, los fósiles, la pesca, y un buen chivo al horno o a la parrilla, son los componentes fundamentales de este circuito turístico. Si aun las ganas de explorar y conocer continúan intactas, 30 Km. hacia el sur, siempre con la compañía de la ruta 40, las aguas correntosas del Río Grande y el paisaje de los malales, el paraje de El Manzano, con el monumento del Cristo de las Sierras y el arroyo que le da nombre al lugar, es un excelente sitio para el descanso y la pesca. Impresionarnos en La Pasarela, con su puente peatonal sobre el Rio Grande, detenernos en un Puesto de Butabellon, donde se ofrece degustar la gastronomía y conocer la cultura del lugar, maravillarnos con la Laguna Coipo Lauquen ( en mapuche “laguna de la nutria”) y pararnos a contemplar desde lo lejos la imponencia del Volcán Payén Liso hacia el este; a pocos kilómetros de la misma una pequeña localidad Ranquil Norte coronada de cerros a la vera de la ruta 40 muy cerca del limite con la provincia del Neuquén, son alternativas imperdibles en el transitar por la Ruta 40.

• El área de Caverna de la Brujas comprende aproximadamente 450 hectáreas y fue declarada reserva en 1990. La entrada a la cavidad está localizada a una altitud de 1.800 metros sobre el nivel del mar.

• Recibe anualmente a más de 10.000 visitantes.