Valles malarguinos

Meterse en la entra├▒as de los valles cordilleranos ubicados al noroeste de la ciudad, es una aventura inolvidable, que generan constantes suspiros de admiraci├│n.

Lejanos cerros que parecen cercanos, cálidas temperaturas entre cumbres nevadas

En su territorio es posible pensar que los sentidos engañan. Lejanos cerros que parecen cercanos, cálidas temperaturas entre cumbres nevadas, cerros moteados por arbustos o rústicos pastizales y un cielo azul ineludible que combina el sol a pleno con el agua clara de los ríos y arroyos.

A pocos kilómetros de la intersección entre la ruta nacional 40 y la provincial Nº 222, un majestuoso camino de curvas y contra cuervas en ascenso nos muestra la Cuesta del Infiernillo, una gran colada de lava basáltica que en su altura máxima se transforma en un excelente mirador del valle del Río Salado.

Continuando por la ruta 222 y a unos 40 km. de la ciudad de Malargüe, el tono oscuro de las rocas volcánicas contrasta con el verde de Laguna de la Niña Encantada, un magnifico espejo de agua cristalina alimentada por un arroyo que desemboca en la misma y luego sigue el curso hasta el río Salado.

Es un lugar habilitado todo el año, ideal para descansar, efectuar cabalgatas y trekking. Atesora muchas y antiguas leyendas. El aprovechamiento turístico de la laguna esta en manos de una empresa privada.

A pocos kilómetros de la Laguna, (8 aproximadamente), dónde el tránsito vehicular, hacia fines de primavera y principios de verano, suele retardarse para observar un arreo de caprinos hacia los potreros de la alta cordillera, se ubica el Complejo termal Valle de Los Molles. Se destaca por sus aguas termales que se encuentran en un conocido hotel de la zona, teniendo éstas distintas propiedades terapéuticas, con piletas sulfurosas y ferrosas. Dispone de una infraestructura hotelera constituida por tres edificios. El complejo esta abierto todo el año. Siguiendo la ruta hacia el oeste, a solo 6 Km. del Valle de Los Molles, el viento golpea las paredes verticales de unas dolinas kársticas, provocando un silbido misterioso que da origen a esta curiosa y bella formación: Los Pozos de Las Ánimas. Se trata de dos depresiones con agua dulce y cristalina, con unos 250mts de diámetro que se angostan cómo un embudo .Se puede acceder durante too el año y es ideal para safari fotográfico.

El camino hacia el corazón de la cordillera aun no termina. Vasta solo recorrer 20 km. más para encontrarnos con un pintoresco paisaje multicolor de verdes y ocres encerrado entre montañas con el sol esplendido como testigo en verano. Se trata del reconocido Valle de las Leñas, que con su moderna infraestructura, se convierte en una pequeña ciudad en plena cordillera malargüina.

Aquí, además de la práctica de esquí en sus excelentes pistas en invierno, un abanico de actividades son las que se pueden disfrutar durante la temporada estival, tales como cabalgatas, trekking, raffting, tirolesa, escalada y rappel, circuitos en bicicleta y buceo. Para los amantes de la travesía y la aventura, a 21 kilómetros del centro internacional de esquí, escondido entre imponentes cumbres nevadas de la cordillera andina, se divisa desde lo alto de la cuesta, el azul de la Laguna del Valle Hermoso.

Un lago que es replica del cielo en la tierra, una vegetación a ras de suelo salpicada de violetas o amarillos, cerros que vigilan el vuelo de los cóndores. Surcado por los ríos Cobre y Tordillo, es un lugar ideal para actividades de turismo de aventura, náuticas y pesca. Solamente se puede visitar en verano.

El aprovechamiento turístico está a cargo de una empresa privada, incluye camping y mini-restaurante de comidas típicas.